Stay strong and resilient against populism: Developing a new positive narrative (Mantenerse fuerte y resistente frente al populismo: Desarrollar una nueva narrativa positiva) (ES)
About Lesson

Construir la comunidad: Unidos, no divididos

Cas Mudde -un destacado académico en el estudio del populismo- sugiere que el núcleo ideológico del populismo es el rechazo del pluralismo, que es el fundamento de la democracia liberal (Mudde y Kaltwasser, 2019). Según Mudde, las ideologías del populismo separan a la sociedad en dos grupos distintos: el “pueblo puro” y la “élite corrupta”, mientras que al mismo tiempo se nutre de la percepción de que el establishment político está fuera de contacto con las preocupaciones e intereses de los ciudadanos de a pie. En este sentido, según Mudde (2018) los populistas afirman representar a la “gente real”, que es homogénea y está unida en sus creencias, mientras que, según esto, la “élite corrupta” se presenta fuera de contacto con la gente y es responsable de todos los problemas de la sociedad (Brubaker, 2017)

Image by Imagen de OpenClipart-Vectors de Pixabay

Esta comprensión restrictiva de “el pueblo” se percibe como una amenaza principal para los ideales vitales de la ideología pluralista, que valora la diversidad, la tolerancia y la inclusión de diferentes perspectivas en el proceso democrático (Galston, 2018).

El valor del pluralismo

Image by studiogstock on Freepik

El pluralismo distingue que la sociedad está formada por numerosos y diversos grupos e intereses, y que la democracia requiere un proceso de negociación y compromiso entre estos grupos para alcanzar decisiones beneficiosas para todos. El rechazo del pluralismo por parte del populismo socava este proceso y fomenta un ambiente de división e intolerancia. En concreto, la definición de “pueblo” de este populismo excluyente puede tener numerosas consecuencias. Se ha puesto de manifiesto que los líderes populistas suelen utilizar como chivos expiatorios a los grupos minoritarios, incluidos los inmigrantes y otras comunidades marginadas, culpándoles de los problemas de las sociedades contemporáneas y amenazando así sus derechos y su seguridad (Merkel et al., 2019).

Además, los movimientos populistas también tienden a desafiar a las instituciones democráticas. A través de esto, se hace evidente que el rechazo del pluralismo es una característica definitoria del populismo que supone una amenaza para los valores del pluralismo democrático (Mudde, 2004).

Por lo tanto, reconocer y contradecir esta definición excluyente del “pueblo” es importante para conservar una sociedad democrática que valore la diversidad, la tolerancia y la inclusión.

Una visión inclusiva como respuesta

Image by pch.vector on Freepik

Mudde (2018) sugiere que, para que los partidos políticos de la corriente principal hagan frente al populismo, es importante que ofrezcan una visión inclusiva que responda a las necesidades contemporáneas de todos los ciudadanos. Esto plantea la necesidad de que los partidos políticos mayoritarios desarrollen procedimientos que prioricen la justicia económica y social, al tiempo que acaricien las preocupaciones de las comunidades marginadas. Además, esto indica que los partidos políticos deberían promover un mensaje de unidad y valores compartidos para contrarrestar la retórica divisoria y la búsqueda de chivos expiatorios de las minorías que suelen emplear los populistas.

Del mismo modo, Mudde y Kaltwaser (2019) destacan la importancia de desarrollar coaliciones con otros actores políticos, incluidas las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales. De este modo, pueden ofrecer un frente unido contra las políticas divisorias y excluyentes del populismo (Lironi et al., 2021). En este sentido, según Mudde, para contrarrestar el atractivo del populismo es necesario desarrollar una visión política inclusiva y aplicar políticas que beneficien a todos los ciudadanos. Esto subraya la necesidad de dar prioridad a la justicia económica y social, evitando la retórica divisiva y la búsqueda de chivos expiatorios, y construyendo coaliciones y alianzas con otros actores políticos (Greven, 2016).

El poder de construir la comunidad

Image by pikisuperstar on Freepik

Una parte esencial de la lucha contra la división y la polarización causadas por el populismo es la construcción de la comunidad. En concreto, fomentando un sentimiento de unidad y un propósito compartido, puede desarrollarse una comunidad resistente basada en valores democráticos que esté mejor preparada para resistir el atractivo de los movimientos populistas. El desarrollo de esta comunidad puede lograrse mediante la promoción de ideologías de unidad, lo que puede ocurrir a través de las siguientes prácticas (Greven, 2016; Lironi et al, 2021; Lee y Johnstone, 2021; Pease, 2020):

  1. Prácticas que fomenten el diálogo y la comprensión mutua: El populismo se nutre a menudo de estereotipos y simplificaciones excesivas de cuestiones complejas. Fomentar el diálogo y la comprensión mutua entre personas de distintos orígenes puede ayudar a superar estas barreras y crear un sentimiento de propósito común.
  2. Mediante el fomento de la inclusión: social: Los movimientos populistas suelen atraer a personas que se sienten “excluidas” de la sociedad. Promover la inclusión social y garantizar que todos se sientan incluidos puede ayudar a reducir el atractivo de las narrativas populistas.
  3. Tendiendo puentes entre comunidades diversas:: Los movimientos populistas suelen tratar de dividir a la gente por motivos étnicos, religiosos o culturales. Construir puentes entre comunidades y promover el entendimiento intercultural puede ayudar a contrarrestar estas divisiones.
  4. Fomentando el sentido de la responsabilidad compartida: Los movimientos populistas suelen fomentar un sentimiento de victimismo. Fomentar un sentido de responsabilidad compartida para abordar los retos de la sociedad puede ayudar a contrarrestar esta narrativa y promover un sentido de unidad.
  5. Fomentando el compromiso cívico: Los movimientos populistas suelen tratar de socavar las instituciones y normas democráticas. Fomentar el compromiso cívico y la participación puede ayudar a fortalecer estas instituciones y promover un sentimiento de propiedad compartida del proceso democrático.

Comunica y discute tus preocupaciones sobre el populismo e identifica formas de afrontarlo juntos.

Construir la comunidad: Unidos, no divididos
Join the conversation
Scroll to top